Loading...

sábado, 29 de noviembre de 2008

Atreverse


Quizá el lector sepa de qué ciudad se trata, si no lo sabe, intente adivinarlo o ubicarlas, es buen ejercicio.
El ejercicio siguiente, urgida por el recuerdo de aquellas ciudades perdidas que citaba el increíble Italo Calvino, es que imaginen una historia, cualquiera, que tiene que ver en estos dos escenarios. Ustedes deciden si son la misma ciudad, si no lo son, pero lo inevitable es que la historia ocurre en un pasillo, en un corredor, en un subsuelo, en un lavatorio, donde quieran, donde imaginen, pero deben confluir en las dos fotos mostradas...
Saben por qué el ejercicio después del otro? Porque lo único que puede dejar a pie al ojo humano es la imaginación, y en ella reside toda la potencia de nuestra creatividad.
Disfruten de ella, quiéranse en ella, elévense en ella, no hay fronteras para su ilimitada capacidad: comprúebenlo con las palabras que pueden ser aliadas infatigables de esa imaginación que todos tenemos.

Te animas a ver?

Mucho más allá de todo lo que percibimos, el ojo humano es engañable, es veraz y es, o pretende ser, un tercer ojo que todo lo ve. Pero tenemos sólo dos y con ellos andamos por la vida en búsquedas inconsecuentes.
En la entrada "Soltar amarras" proponía el juego de un cuento de tipo futurista donde se imaginara el lector que todos nosotros no somos nada más y nada menos que un puñado de virus o bacterias en la lupa de un mundo gigantesco donde otros científicos muchos más grandes, en todo el sentido literal de las palabras, nos tienen en tubos de ensayos para ver como morimos o nacemos. En" Leven anclas" la compañera se puso a estudiar la historia de los llamados extraterrestres y todas las versiones que hay para ver el fenómeno.
Acá propongo seguir el juego, pero sólo si te animas a ver.
Veo, veo...¿qué ves...? ¿Recuerdan?
Como hablamos del impresionable ojo humano y el oído, porque uno y otro son los sentidos mayores a la hora de impresionarnos, quizá quieran jugar con imágnes y sonidos para dejarnos un mundo donde todos nosotros somos los micrones, o virus, o bacterias. Se animan a pintar desde estos modernos aparatos que usamos hoy ese film futurista que nos hará famosos a todos?
Ese es el juego de hoy.

martes, 25 de noviembre de 2008

LEVEN ANCLAS!!!


Querido lector si crees que esta imagen representa un intrincado mapa de laberintos estás en lo cierto en lo que se refiere a "intrincado" a "mapa" y a "laberintos", sí, como lo has leído, cada uno de estos significados por separado; a continuación te explico mis razones para tal afirmación. "Intrincado" en su acepción de indescifrable, inescrutable, ininteligible; "laberintos" en la de galimatías, dificultad, embrollo, confusión; "mapa" en el de proyección...
¿Necesitas una mejor y más profunda explicación? No te animas a dar o darte una respuesta sólida? Te daré otras pistas...



Todo lo que has visto tiene cierta relación con...


A estas alturas me imagino habrás ido decodificando los textos y ya sabrás que todo tiene un punto de confluencia: el universo, sus elementos, nuestro planeta como un elemento más de ese infinito espacio atemporal y las enigmáticas hipotéticas o reales relaciones entre nosotros, los terrícolas y los otros, "los extraterrestres".
Distintas teorías ponen sobre el tapete el origen extraterrestre de los que pueblan el tercer planeta del Sistema Solar, hay quienes mencionan incluso la posible relación de éstos con la Atlántida, el continente perdido (vale en este punto recomendar la lectura o la relectura de los libros sobre el tema de un investigador minucioso, experto submarinista y apasionado estudioso de las antiguas civilizaciones, charles Berlitz). Lo cierto es que en el imaginario popular y/o científico los "extraterrestres" se nos presentan ya como el origen de nuestra civilización terrícola, como "pilares de nuestro proceso civilizatorio" o como amenaza de diverso calibre que o bien nos estudia e investiga como si fuésemos ratones de laboratorio o se preparan para un abordaje "inminente" del "planeta azul"
Es hora de comenzar a caminar en la búsqueda de respuestas o por lo menos de indicios que nos permitan construir nuestras respuestas para estar a salvo de ser atrapados por una u otra posición vulgar o científica sin que hayamos ejercitado nuestra capacidad de respuesta, imaginación, creatividad y discernimiento.
Considero que una buena manera de iniciar la búsqueda es el "estudio que el investigador y escritor Juan Francisco Romero ha publicado: el libro "EL ORIGEN EXTRATERRESTRE DEL ARTE DE LA PREHISTORIA". Una polémica y demoledora obra que recoge sus pesquisas sobre nuestro pasado remoto, aportando exclusivos datos sobre la posible presencia de seres extraterrestres en los albores de la humanidad. Para ello, Romero analiza en profundidad las distintas pinturas rupestres, repartidas por todo el mundo, esbozando una arriesgada, y no exenta de controversia teoría sobre los verdaderos orígenes de nuestra especie"(http://www.paleoastronautica.com/122_arte_prehistoria.html)
En la página citada precedentemente se encuentra el siguiente comentario del autor que voy a transcribir textualmente:
"Todo comenzó con la visión de algunos signos en las pinturas prehistóricas del llamado arte esquemático -describe Romero en su obra- Aquí encontré signos que me hicieron dudar de que el hombre prehistórico pudiera saber de espermatozoides, óvulos y cromosomas, por que verdaderamente camuflados entre las pinturas, los signos y los dibujos terminados en formes (cruciformes, ancoriformes, golondriformes...) son transcripciones de estudios biológicos efectuados por seres ajenos a la Tierra.". Juan Francisco está convencido que la interacción de entes venidos desde el espacio exterior ayudaron en la evolución del hombre incluso para proveerles de alimentos y animales de "granja": "me refiero a especies que aparecen el Neolítico ya domesticadas sin que se advirtiera un proceso de domesticación anterior. Es más ni con muchos miles de años haremos perder las esencias características de un animal (...) Pienso ante todo ello, y mediante lo que he encontrado en el arte parietal, que las aves hoy llamadas de corral son productos transgénicos. Fueron puestos a disposición nuestra mediante la manipulación genética de aves silvestres por seres extraterrestres cuyos estudios quedaron plasmados en cavernas y abrigos". Pero el investigador gaditano llega aún mas lejos en sus afirmaciones: "No hubo evolutivamente una raza superior en inteligencia al hombre de Cromagnon al cazador del Paleolítico Superior. Éste suple o sustituye al Neardenthal y no creo, ni se atisba en el horizonte arqueológico, ni en la paleo-antropología, que el Cromagnon desarrollase en su cerebro elementos cognoscitivo que actualmente se desconocen, por que, además, de ser así, nos los hubiese trasmitido. El hombre prehistórico evolucionaba simplemente. No hay nada comparable, nada que pueda inducirnos a que el fenómeno que se oculta en la pintura prehistórica fuera por efecto de cogniciones cerebrales que traspasen las fronteras de los principios evolutivos que se conocen. Es verdad que en éste periodo de la humanidad aparece una tipología de industria lítica diferente a la etapa anterior, pero era una cultura aun incipiente, con necesidades muy perentorias una escasa densidad de población, una tasa de mortandad infantil grande y la media de vida no alcanzaba los 50 años. He encontrado pruebas de que nos visitaron, estudiándonos e incluso manipulando animales, puesto que se clarea en el arte esquemático, por que si encontramos tan gran abstracción mental y tanta inteligencia en los paneles de las cavernas no podemos admitir que han sido pintados por gente extraordinariamente superior al humano de entonces, y si es así, se ha de poseer unos conocimientos que nos los tenía nuestros ancestros ni ninguna cultura evolucionada en la Tierra los pudo concebir, hemos de convenir que es el empeño de seres ajenos a éste planeta y por ello serían extraterrestres".


En nuestro próximo encuentro seguiremos abordando esta apasionante temática, antes de despedirme les dejo "algo para el estribo" tan antiguo como la Grecia platónica.
Según Platón, "uno de los sacerdotes, un hombre de mucha edad" hizo este comentario a Solón cuando éste le visitó:
"... VOSOTROS SOIS TODOS JÓVENES EN LO QUE A VUESTRA ALMA RESPECTA. PORQUE NO GUARDÁIS EN ELLA NINGUNA OPINIÓN ANTIGUA, PROCEDENTE DE UNA VIEJA TRADICIÓN, NI TENÉIS NINGUNA CIENCIA ENCANECIDA POR EL TIEMPO. Y ESTA ES LA RAZÓN DE ELLO. LOS HOMBRES HAN SIDO DESTRUÍDOS Y LO SERÁN AÚN DE MUCHAS MANERAS..."".

Tendrá relación esta sentencia de un sabio egipcio a Solón con el tema que estamos tratando de desarrollar?

domingo, 23 de noviembre de 2008

Soltar amarras.

Mi querida compañera enamorada de Bécquer no pudo con su espíritu y ahondó en sus poemas que nunca, nunca pasarán de moda...eso creo.
Ahora bien querida Alda: acá andamos las dos por estos lares de la Red intercambiando formas de ver que no son las usuales, o sí lo son pero tratamos de encauzarlas, o no, o quizá la único que hacemos es intentar comunicarnos con un mundo exterior que deseamos se agigante como corresponde a este medio cada día más masivo de comunicación e información.
Y este medio además de seguir enamorando con las viejas y nuevas formas de conjugar las palabras, goza como ya vimos de infinitas imágenes con las cuales se puede jugar en formas diversas. Tenemos pues muchos caminos para caminar por esta Red.
Y hoy propongo, te propongo un juego: a pura imaginación.
El otro día escuché un comentario que me desveló y quiero que te desvele:
¿Y si al final de tanta soberbia humana, todos nosotros, y todo lo que hemos llegado a conocer como espacio exterior no fuera nada más que un tubo de ensayo donde gigantes reales nos tienen en observación como lo hacemos nosotros con virus o bacterias?
Al prinicipio el comentario me pareció apenas sustentable, mera imaginación fantástica tipo cine futurista. Pero luego, me desveló el pensamiento: y si al final sólo pudiera ser eso...Nosotros, humanos soberbios seres cognitivos y pensantes, colocados en un gigantesco tubo de ensayo al que le pusimos nombre, todos nuestros planetas colocados ahí por otros seres que, más allá de los agujeros negros, nos observan y dejan multiplicar para crear fórmulas específicas de cómo aniquilarnos o por el contrario de cómo conservarnos.
Y con todo y filósofos, sociólogos, políticos, antropólogos, y todos los científicos y poetas, todos, todos, desde los más pobres hasta los poderosos, todos nada más que ensayos de tubo...
¿No te apetece escribir la producción?
Confieso que me desvela poder hacerlo en un texto que pueda ser algo saramaniago por el imaginario, algo marquesiano por el realismo mágico y algo filosófico o casi borgeano. Y sí claro me quedan grandes los nombres. Pero vale la pena el intento.
Como vos sos la reina de la búsqueda de imágenes quizá me puedas dar una mano con ellas, yo mientras tanto ando buscando las palabras.
También de estas locuras solemos enamorarnos quienes pensamos que las palabras, aún en este infinito mundo de Internet, solucionan y proponen más allá de los límites y más acá de los sentidos.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

DE POETAS Y POESÍAS...


Mi querida amiga Malú en la entrada anterior habló de enamorarse y ya que inició el camino, he de caminar por su huella...
¿Quién acaso duda de la fuerza y la pasión encerrada en un poema, susurrado al oído o entre labios murmurado del amante condolido o feliz al amor esquivo o siempre fiel?
Podrá la literatura evolucionar al son de la sociedad y de los hombres pero más allá del cambio de las imágenes que ella transporta en palabras, cambiantes, flexibles a los tiempos y a las modas, siempre el amor será una de sus musas, siempre habrá una amante que la dedica a otro que las espera, las sueña, las desea o, que simple y llanamente las ignora o escucha con indiferencia...
Les propongo sumergirse en el mundo de los poetas y las poesías, dejen fluir los sentidos, que afuera quede el ruido mundano,sus placeres dudosos, sus metales vacíos y carentes de sentido...
Comencemos el viaje interior...
La palabra circula en el genio de uno de los grandes de la literatura, el sevillano Gustavo Adolfo Bécquer

Volverán las oscuras golondrinas


Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y, otra vez, con el ala a sus cristales
jugando llamarán;
pero aquéllas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha al contemplar,
aquéllas que aprendieron nuestros nombres...
ésas... ¡no volverán!

Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez a la tarde, aun más hermosas,
sus flores se abrirán;
pero aquéllas, cuajadas de rocío,
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer, como lágrimas del día...
ésas... ¡no volverán!

Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón, de su profundo sueño
tal vez despertará;
pero mudo y absorto y de rodillas,
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido..., desengáñate:
¡así no te querrán!


Asomaba a sus ojos una lágrima

Asomaba a sus ojos una lágrima,
y a mi labio una frase de perdón.
Habló el orgullo y enjugó su llanto,
y la frase en mis labios expiró.
Yo voy por un camino, ella por otro,
pero al pensar en nuestro mutuo amor
yo digo aún: "¿Por qué callé aquel día?".
Y ella dirá: "¿Por qué no lloré yo?".



No pudo ser

Tú eras el huracán, y yo la alta
torre que desafía su poder;
¡tenías que estrellarte o abatirme!...
¡No pudo ser!
Tú eras el Océano, y yo la enhiesta
roca que firme aguarda su vaivén;
¡tenías que romperme o que arrancarme!...
¡No pudo ser!

Hermosa tú, yo altivo; acostumbrados
uno a arrollar, el otro a no ceder;
la senda estrecha, inevitable el choque...
¡No pudo ser!



Puerta

Puerta
Enrique Medina