Loading...

miércoles, 21 de octubre de 2009

Aportes sobre las Redes sociales en Internet.





Amigos en las redes sociales.


Hace unos diez años hubiera preguntado ¿ qué es eso?. Pero después llegó el chat a mi vida, supe muy pronto lo que era una red social de amigos casi imaginarios. Recuerdo que por esos días chatéabamos con lenguaje escrito y eso a mí me gustaba demasiado. Siempre me gustó la escritura, es uno de mis pasatiempos favoritos. Y de pronto esa posibilidad de escribir y escribir sobre temas y más temas con gente que de paso, ni me conocía, me ponía en mi posición favorita de autora anónima. Claro que no pasó mucho tiempo para que descubriera que ahí atrás había seres humanos diversos con otras intenciones algunas muy ingenuas otras no tanto.
Pero me había hecho adicta al chat, y por más trabajo que tuviera necesitaba chatear dos o tres horas diarias. Me inventé un tipo de investigación sobre las personas que iba encontrando, sobre sus respuestas ante las mismas preguntas, las reacciones frente a tal o cual comentario. Llevaba una libreta donde tomaba notas de esas particularidades que resultaban, casi siempre, el común denominador. Los hombres iban a la caza de mujeres que se decían bonitas, como si las conocieran realmente, y las mujeres también, salvo que en muchos casos, las mujeres notoriamente se burlaban de los que se lanzaban a su caza.
Por meses llevé cuenta de estos comportamientos hasta que mi investigación resultó aburrida y ya no tuve otra excusa para permanecer despierta frente a la pantalla. Ahí fue que me di cuenta que tenía amigas, amigos, gente que ya se conocía y me invitaban a una reunión gigante de chateros en Buenos Aires. Jamás se me hubiera ocurrido que eso era real: era como pasar a la dimensión de realidad algo distante y lejano que no sabía donde estaba.
Hace algunos meses, quizá un poco menos de un año, algo así, comencé a recibir invitaciones para redes sociales como Facebook, Sónico y no sé cuántas más. Como en el chat, al principio rechacé todo, hoy visito periódicamente los muros de algunas y debo decir en su favor que he encontrado algunos amigos que hacía años no veía.
No son lo mismo que el viejo y querido chat, algunos somos nostálgicos y seguimos usando el chat de escritura, son lugares mucho más públicos y tienen infinitas opciones de ocio y distracción.
La pregunta que me surge hoy es ¿ qué vendrá luego? Porque no tengo dudas que estas redes sociales nacieron de la necesidad de antiguos chateros, tal vez no, quizás como dicen surgen de la necesidad de investigar a las personas. Pero de todos modos dejo la pregunta flotando: ¿qué tendremos dentro de un par de años para seguir achicando distancias, hablando todos con todos y creernos que de verdad estamos todos hipercomunicados?

domingo, 11 de octubre de 2009

Otra de Galeano :sobre una lengua aborígen.

Neruda tiene un texto donde dice que al llevarse todo, los colonizadores, nos dejaron todo pues nuestra lengua madre tiene matices y formas que el poeta, admira. No sin razón, no voy a descubrir acá las maravillas del español que han dicho los eruditos de la lengua. Pero les dejo, a forma de reflexión, un breve texto que se escucha muy bien, la imagen no es muy buena, de lo que dice Galeano sobre una de la lenguas aborígenes que a mi juicio, no pereció como otras, en virtud de que su gente: los paraguayos, se obstinaron en cantarla en secreto cuando estuvo prohibida.

12 de octubre: ¡ Llegaron!

Un poco de humor y otro poco de lo ya conocido: lindo recurso para los más jóvenes. Bueno disculpen pero se me hace que es una pequeña muestra de cómo se podría mostrar la otra cara de la historia. Tal vez ustedes piensen que el humor no ayude pero, déjenme decirles que también puede suceder que la memoria se una al humor con más facilidad que la seridad. En todo caso como cierre para la lección del famoso descubrimiento se puede disfrutar. Hay varidad de voces, teatralizadas, como para trabjar quién diría tal o cual cosa. En fin, se los dejo como material de estudios poco serio: que también de vez en cuando una se puede dar el lujo de mostralos.

jueves, 8 de octubre de 2009

Un poco más...para recordar y disfrutar.

" La negra" cantaba con todos, cantaba con el alma y con una voz prodigiosa. Representa al canto latinoamericano, esta tucumana que dejó por ejemplo esta canción: Volver a los 17, con Milton Nascimento, una versión para recordar y además tiene imágenes para disfrutar.
Ojalá les guste tanto como a mí.

domingo, 4 de octubre de 2009

La casualidad ¿ existe?

En la madrugada, desvelada por cuestiones personales, quise actualizar mis blogs. Confieso que llevo cuatro, lo cual me hace desvelar una vez a la semana para mantenerlos. No había escuchado las noticias de la gravedad de la cantante argentina Mercedes Sosa. Cuando colgué su video en el blog, lo hice pensando en el famoso 12 de octubre y esa cuestión de la unión latinoamericana que siempre he soñado.
En la mañana, a las pocas hora me enteré de su desaparición física. Esta mujer que conocí en mis años adolescentes en Argentina, que pude ver cantar públicamente varias veces, que dejó montones de canciones incomparablemente bien realizadas: repito que será difícil hayar alguien de su tenor de voz y calidad interpretativa.
Dejo aquella canción que la hizo tan popular y que habla de la italoargentina Alfonsina Storni, esa poetisa que inmotalizó su amor al mar.

sábado, 3 de octubre de 2009

¿Recuerdan esta voz?

Y más allá de las ideas políticas, que ella supo dejar bien manifestadas, escucharla cuando tenía unos cuantos años menos me hace pensar que pasarán muchos años antes que el folclore argentino encuentre otro timbre, otra forma de cantar como la de esta señora.
Sigo pensando en Latinamérica en un octubre cargado de sol: disfrútenla, vale la pena.

jueves, 1 de octubre de 2009

Y hablando de Las venas abiertas...

Va con música: vale la pena, es octubre, recordemos, abracemos, pensemos, sintamos América Latina en todo su paisaje y su poderío así como sus arrabales amargos de pobreza.


Y...¿ cómo me podía faltar este inefable catalán? Les dejó algo más para escuchar con esa excusa al inimitable Joan Manuel Serrat.

Homenaje de un español.

Octubre: llegaron las carabelas.


Octubre, décimo mes del año en el Calendario Gregoriano, tiene 31 días y dicen que su piedra es el ópalo y su flor, la caléndula.
Entre las cosas que una recuerda es el famoso día de la Raza, que ya no es más que un recuerdo, porque ahora es el Descubrimiento de América y punto. Ojo con lo del punto porque sigue siendo feriado: sigue siendo tan importante este descubrimiento que sale en rojo en el almanaque igual que el 1° de enero o de mayo. ¿ Por qué será?
Es largo y discutido esto de que ni Colón llegó a las Indias, ni descubrió nada que no hayan descubierto otros sin tanta publicidad antes que él. De las masacres que luego ocurrieron se han ocupado muy poco por ejemplo los cineastas que sí se ocupan a diario de recordar el holocausto de la segunda guerra mundial.
Bueno vamos a reconsiderar esto último que apunto: tampoco se han acordado mucho de las matanzas africanas, debe de ser que cuando los etnocidios son contra razas no blancas, se consideran menores y no muy dignos del celuloide. Y lo dice una cinéfala, pero a pesar de mi amor por el séptimo arte debo reconocer que tiene en el debe una deuda insaldada con estas matanzas atroces.
Desde aquel lejano 12 de octubre y al grito de tierra: nada fue igual para este continete bravío de colores, salvaje de paisajes, exuberante de pasiones que van desde el mar hasta la montaña. Ni para los que habitaron antes ni para los que llegamos merced de otros inmigrantes que venían a hacer la América.
España, Portugal e Inglaterra llegaron después de repartirse papalmente el mapa de entonces y ya nada fue igual. Murieron muchos, padecieron tantos, se perdieron testimonios, cultura, lugares, costumbres; se importaron animales, personas, objetos, culturas, valores y dioses. Se saqueó, se violó y se amordazó. América entera fue despojada de ancestrales tesoros que iban desde el maíz hasta el oro y visceversa.
Este crisol de razas que somos hoy es resultado de muchos ires y venires que aún no terminan poque a pesar de todo, este continente sigue teniendo reservas maravillosas. Lástima que siempre somos los últimos en enterarnos y ponerles un justo precio.
Octubre por estos lares siempre traerá a mi mente al bendito almirante genovés que llegó con la cruz y la espada, lleno de esperanzas y soberbia, lleno de ilusión y ambición.
Tal vez después de dejarles estas palabras vuelva a leer por quinta vez las hojas ya amarillentas de mi libro: Las venas abiertas de América Latina, donde Eduardo Galeano, con su mágica forma de decir, abraza las ilusiones rotas y muestras cifras de cobros que no se pueden negar.
Es así, ¿ nuestro sur será el norte un día?

Puerta

Puerta
Enrique Medina